A la hora de pedir un presupuesto es aconsejable tener en cuenta dos aspectos muy importantes: el estilo que se quiere para el reportaje y la profesionalidad del fotógrafo al que se le solicita.

- En cuanto al ESTILO, existe una gran variedad de ellos, por lo que es cuestión de informarse bien para elegir el que más se adecúe a la personalidad de cada pareja. En mi caso siempre los realizo siendo fiel al estilo DOCUMENTAL PURO (leer más), sin alterar ni modificar en ningún momento la realidad.

- Respecto a la PROFESIONALIDAD del fotógrafo, es importante valorar si se trata de un aficionado o de un profesional (especializado en la fotografía de bodas, con una formación suficiente y contínua, que dedica el tiempo necesario a cada reportaje, utiliza los mejores equipos y materiales, paga sus impuestos y se compromete por contrato a cumplir lo pactado, etc), y si las fotografías las realiza personalmente o no. Y es que la fotografía, como actividad manual y artística, es un trabajo personal e indelegable en el que no debería caber las delegaciones o subcontrataciones, y menos cuando no se informa adecuadamente a los clientes. Por ello, SIEMPRE REALIZO LOS REPORTAJES PERSONALMENTE, desde la realización de las fotografías hasta su procesamiento y montaje, en su caso, en los álbumes (ya que en todo momento se toman decisiones técnicas o artísticas que condicionan la calidad final del trabajo).

Esto hace que el número de reportajes que pueda hacer anualmente sea muy limitado, y puesto que la mayoría de las bodas se celebran en los mismos días y meses del año (normalmente en los sábados de mayo a septiembre), se recomienda contactar y reservar con la mayor antelación posible (puedes ir desde aquí a la pestaña CONTACTAR). 

El hecho de residir entre Madrid y Sevilla hace que pueda DESPLAZARME fácilmente a CUALQUIER LUGAR (dentro o fuera de España).

Respecto a los PRECIOS , puede fácilmente comprobarse que existe muchísima más diferencia en la calidad y formas de trabajar entre los distintos fotógrafos que entre las tarifas que actualmente hay en el mercado.

Y es que el resultado final de un reportaje depende de muchos factores: de la mirada del fotógrafo, de su sensibilidad, conocimientos, experiencia, calidad de las cámaras y equipos informáticos que utiliza, del laboratorio donde revele, de la pasión con la que realiza su trabajo, etc, etc; por lo que las diferencias entre los trabajos de unos fotógrafos y otros son muy grandes, en ocasiones abismales. Y sin embargo los precios tienden a ser muy similares ya que, debido a las características de las celebraciones de bodas, el mercado tiende a “penalizar” tanto a los que establecen precios muy altos (porque, aunque estén justificados por su calidad, se acumulan muchos gastos en un mismo día y ello obliga a ajustar todos los presupuestos) como a los que establecen precios muy bajos (porque generarían desconfianza para una responsabilidad tan importante).

En mi caso ofrezco DIVERSAS OPCIONES para adaptarme a las peculiaridades, necesidades y presupuestos de cada pareja (en cuanto al tiempo de realización del reportaje, el número de fotografías entregadas, el tipo de acabado de los álbumes o algunas otras variables como la distancia o la época-temporada alta/baja), GARANTIZANDO SIEMPRE LA MEJOR CALIDAD.

PIDE PRESUPUESTO personalizado sin compromiso CUANTO ANTES 

(en la pestaña CONTACTAR o pulsando en el botón de abajo)