LA DECORACIÓN MÁS PERSONAL Y DE MÁS VALOR

Lo que más personaliza a una casa son las fotografías, una de las cosas que hace que se convierta en un hogar: te hablan de las personas que conviven allí, de los momentos que han vivido, de sus seres queridos que aunque ya no estén les siguen acompañando...

La sociedad de consumo nos quiere hacer creer que a más precio más valor. Y casi nunca es así. Aparte de que la mayoría de las cosas de valor son gratis, luego hay cosas que por un precio moderado te pueden aportar muchísimo valor. Las galerías de arte intentan hacernos ver que las obras de más precio nos van a aportar más cosas, y salvo raras excepciones (que casi siempre están al alcance de casi nadie) no es así. 

Estoy convencido de que el elemento decorativo de una casa de más valor (es valor sentimental, y no económico, pero por eso vale más) son las fotografías familiares. Cuando alguna casa se derrumba o se cae por alguna catástrofe, y los antiguos inquilinos van a ver qué pueden rescatar, todos a lo que más valor le dan es a encontrar las fotografías de sus seres queridos (mucho más que a las figuritas, libros, cuadros, ropa... porque todo esto otro es fácilmente sustituible, y si no tampoco pasa nada, porque en poco tiempo lo olvidas). 

Desde hace muy pocos años la fotografía se ha vulgarizado tanto, que se ha terminado por perderle el respeto y el valor que tiene. Se hacen más fotos que nunca, pero no se imprime prácticamente ninguna. Son fotos de usar y tirar (a Facebook, a Whatsapp...), y que inmediatamente pierden su valor. Se han hecho deprisa y sin calidad técnica ninguna, y su valor artístico es casi siempre nulo, con lo cual su permanencia en el tiempo es completamente efímera. 

Pero si la fotografía se hace bien, y si encima en esa fotografía sales tú o alquien que tú quieres mucho, no hay obra de arte mejor (para ti, que es a quien tiene que importarle). De una buena fotografía de alguien que quieres no te cansas nunca de mirarla... , porque está demostrado que estar rodeado de arte no sólo educa tu mirada y tus emociones, sino que te hace más feliz.

 

CERTEZAS

Las casas son lugares ideales para mostrar fotografías familiares, porque están llenas de lienzos en blanco (en forma de paredes), que están pidiendo a gritos que las rellenes para que te den COLOR (el blanco y negro también son colores) y sobre todo CALOR (la fotografía es nostalgia, recuerdos de un tiempo pasado que se fue... pero que sigue con nosotros). Si lo que más quieres en este mundo es a tu familia, no tiene sentido decorar las paredes de tu casa sólo con láminas o cuadros de poca calidad, de los que a los pocos días te cansas porque no te dicen nada (simplemente se han puesto para rellenar). En cambio una buena fotografía de alguien que quieres siempre te trae buenos recuerdos, siempre te habla, siempre te cuenta cosas...

Somos lo que nos rodea. En la vida necesitamos CERTEZAS, saber por ejemplo que vamos a entrar en casa y aunque no haya nadie vamos a encontrar las fotografías de las personas que queremos acompañándonos. A diferencia de los archivos digitales, las fotografías impresas y enmarcadas estarán ya ahí, para poder deleitarnos inmediatamente en ellas sin tener que buscarlas en un ordenador, para poder tocarlas, para poder mirarlas el tiempo suficiente como para ser capaces de volver a revivir esos instantes... 

En todas las familias, como en todas las situaciones de convivencia, hay momentos bonitos, y eso es lo que les une, pero también hay momentos difíciles. Y  una de las cosas que te permiten VER EL SOL CUANDO HAY TORMENTA son las fotografías familiares de todos esos bonitos momentos vividos y compartidos. En cuanto las ves y reflexionas con ellas, te das cuenta que eso que pasó fue de verdad, y que por eso y otros muchos momentos similares vale la pena seguir, porque dentro de poco volverá a salir el sol...

 

OBRAS TERMINADAS. CALIDAD Y NO CANTIDAD

Hace unos años se pusieron de moda las tiendas de fotografía o decoración que prometían hacerte una obra de arte llevándoles cualquier fotografía familiar. Han tenido una efímera vida porque lo que hace una obra de arte no es el que la foto la imprimas en un bolso, un cojín o un lienzo ("como si fuera un cuadro"), sino el que la fotografía sea buena. Una mala fotografía mientras menos la amplíes mejor, y una buena fotografía mientras más y mejor la amplíes y mejor acabado le des mejor. Por tanto la clave está en que la fotografía sea buena, y para ello lo mejor es contratar a alguien que sepa hacerlas.

Pero claro, hay que hacer bien tanto las fotografías como el acabado final. Y ambas son tareas que requieren decisiones artísticas. Hacer la sesión de fotos sólo es el primer paso. Luego hay que seleccionar las mejores, para lo cual hay que tomar miles de pequeñas decisiones, luego procesar las escogidas, elegir la mejor terminación (color, blanco y negro, sepia...), el tamaño en función de donde va a ir, el enmarcado, la colocación exacta en la habitación elegida...

Se nos quiere hacer ver que lo importante es la inmediatez, pero todos sabemos que, igual que no tiene nada que ver un encuentro virtual con un amigo a un encuentro en directo, no tiene nada que ver una copia bien terminada y enmarcada, con ver la foto en el móvil. El fin último de la fotografía es la impresión. Los discos duros fallan, los ordenadores se estropean, pero una foto impresa es un seguro contra su pérdida total, y la disfrutas desde el primer día. Ese es su fin disfrutarla, que sea algo tangible, no guardarla en las profundidades del disco duro. Hacerse un buen retrato, fotográfico o al óleo, para tenerlo escondido en el ordenador o en el desván, es absurdo. 

La mayoría de los fotógrafos hoy día se limitan a hacer la sesión de fotos y a "quitarse el problema" de encima entregando los archivos. Con la excusa de que es mucho mejor para el cliente (cuando es al revés) le dan muchos archivos, haciéndole ver que ellos han hecho muchas fotos (con lo cual si no salen favorecidas las personas la culpa no es suya), diciéndoles que así ellos pueden elegir las que les gusten (cuando editar, seleccionar, las fotografías es una de las tareas fotográficas más difíciles, y por eso existe la profesión de editor-gráfico), y que ellos se las revelen y amplíen en cualquier lado (cuando la inmensa mayoría de los sitios donde las revelan lo hacen de cualquier manera y sin el más mínimo cariño, y casi hay que ser profesional de la fotografía para conocer los aún pocos existentes buenos laboratorios, a los que evidéntemente hay que darles las instrucciones oportunas en cuanto a la gestión de color, tipos de papel, etc). Y luego por supuesto que no basta con una buena copia fotográfica, porque luego habrá que enmarcarla y colocarla en el lugar adecuado, y para eso también hay que saber.

Mi propuesta por tanto, es, en la mayoría de los casos,ENTREGAR LAS OBRAS YA TERMINADAS, enmarcadas y listas para colocar o colgar, porque en todos los pasos que se den hay que tomar deciones artísticas y técnicas, y el proceso hay que controlarlo desde el principio hasta el finall. Todos los pasos tienen que ir siempre en una misma dirección, la culminación de la obra expuesta, y si no en cualquier fase del mismo se puede perder toda la calidad y potencialidad que tenía la imagen original.

 

SÓLO LO QUE SE HACE CON TIEMPO EL TIEMPO LO RESPETA

Es evidente que si delegas todas estas tareas en manos profesionales el precio se incrementa con respecto a que te den un archivo digital. Pero es que es la única forma de que el resultado sea coherente y de calidad. De poco te sirve encargarle a alguien que te haga una buena foto, si luego la amplías en tamaño 10x15 y nadie la ve porque pasa desapercibida entre tantas cosas que hay en las casas, o porque tiene tan poca calidad que has echado a perder todos los matices potenciales que tenía la imagen. 

Sólo lo que se hace con tiempo perdura en el tiempo. Y aquí es aplicable también el dicho de que lo barato sale caro, porque te habrás perdido el placer de ver algo bien hecho y bien terminado, y de poder disfrutarlo durante toda la vida

Puedes encontrar más información en la pestaña PRESUPUESTOS y Tarjeta-Regalo (ver aquí), o pedirla directamente en la pestaña CONTACTAR (ver aquí).