Sesiones y Reportajes Fotográficos de Familia - fotografodebodasyretratos.com

En este apartado incluyo todo tipo de reportaje de más de una persona (bien sean reportajes de familia, de parejas, de amigos...). Como indico en la pestaña Retratos, en el momento en que una persona se relaciona e interactúa con otra, en parte ya no se muestra tal y como es (que es la intención última del Retrato individual), sino en lo que es en relación con esa otra persona (y así todos somos y actuamos de manera diferente según nuestro papel de hijo, hermana, madre, amigo, etc). 

Considero por tanto, que en estas fotografías  lo importante es captar la RELACIÓN entre dichas personas, lo que les une. Y para lograrlo de manera auténtica, entiendo que aquí no valen las poses, sino que hay que intentar intervenir lo menos posible para que aflore la verdadera unión que existe.

A diferencia del Retrato, donde lo que se busca es la foto única (que por su intensidad sea capaz de resumir la personalidad del modelo, no la foto que sea una simple anécdota), en el reportaje hay una NARRATIVA, se intenta contar la historia en una secuencia de fotos. Son tantas las relaciones entre los distintos miembros de una familia, y tantos los matices, que sintetizarlo en una sola buena imagen requeriría de muchísimo tiempo (probablemente convivir con ellos durante días), y por tanto dinero. Pero hacerlo con más de una imagen (que tampoco tienen que ser muchas, porque con dos o tres ya puede haber una narración, aunque dependerá del tipo de reportaje, que veremos a continuación) es bastante más sencillo (en términos de coste de tiempo).

 

Reportajes familiares típicos: CELEBRACIÓN DE BAUTIZOS, COMUNIONES, BODAS de plata-oro, cumpleaños especiales...

Habitualmente se han entendido por reportajes fotográficos familiares los típicos relacionados con los eventos excepcionales que acostumbran a celebrarse con la familia: BAUTIZOS, COMUNIONES y BODAS (incluyendo también BODAS DE PLATA- ORO...) principalmente, aunque también cualquier otro tipo de reunión familiar o CUMPLEAÑOS ESPECIALES (no se cumple un año todos los días -¿cuánto pagarías ahora por esos recuerdos tuyos bien captados?- ó 50 u 80... porque no sabes cuántos te quedan por celebrar con toda la familia, y menos estando bien de salud...). Como de las bodas ya hablo en el apartado Fotografía Documental de Bodas, diré aquí que mi forma de fotografiar este otro tipo de celebraciones familiares será siempre en el mismo ESTILO DOCUMENTAL , no interviniendo ni alterando la realidad, ya que estos acontecimientos ya tienen de por sí bastante ritual (tanto en la celebración como en la manera de vestirse los participantes) como para añadir más por parte del fotógrafo. Por eso entiendo que en todos estos actos familiares lo importante es, más incluso que el hecho en sí, lo que une a todos los miembros que celebran dicho acto. Y por eso lo que más me interesa, aparte de fotografiar los momentos típicos de la celebración, es captar todas esas emociones y cariño que en cualquiera de estos encuentros familiares se producen.

 

Reportajes familiares cotidianos: CELEBRAR LA VIDA

Pero es que no hace falta esperar a una ocasión especial para hacerse un reportaje con las personas que más quieres, porque ni van a estar ahí toda la vida, ni van a estar igual toda la vida. Las fotografías familiares ganan con el tiempo, y pasan a ser patrimonio de las personas y de sus familias. Cada año que pasen tendrán más valor, y si son buenas te sobrevivirán. 

Lo bonito de la vida familiar no es lo excepcional o extraordinario, sino LO COTIDIANO U ORDINARIO. Como pasa casi siempre, no le damos valor a las cosas cotidianas (a la salud, a las personas que queremos...) hasta que las perdemos. Creemos que vamos a poder siempre desayunar un domingo con nuestros hijos, a correr o jugar con ellos por el parque, a ver con tu pareja la televisión en el sofá... hasta que llega el día, de repente, en que perdemos la salud, y ya no podemos ni comer de todo, ni correr... o perdemos a algunas de las personas que siempre estaban con nosotros (porque nuestros hijos se van de casa, cambiamos de pareja, o perdemos a nuestros padres o familiares mayores). Entonces es cuando empezamos a valorar todos esos momentos cotidianos a los que no le dábamos ninguna importancia, pero que ahora nos damos cuenta que eran los verderamente valiosos (no los que creíamos que lo eran, como la excepcional celebración de un Bautizo, de una Comunión, etc). 

Eso sucede porque nos acostumbramos rápidamente a lo cotidiano, y no sabemos mirarlo con ojos asombrados. SOMOS INSTANTES, pero los buenos instantes no los puede captar cualquiera, sino una persona que tenga entrenada la mirada. Cuando vivimos siempre en el mismo espacio y con las mismas personas, pasamos por alto muchos detalles que no le pasarán desapercibidos a una persona que venga con una mirada nueva y entrenada, y que además sea capaz de captarlos justo en el momento preciso (pese a lo fugaces que sean o las no aparentes buenas condiciones de luz). Y es que además son estas difíciles condiciones de trabajo en las casas (de luz interior, de cosas por todas partes, de poco espacio...) lo que hace que habitualmente las personas no hagan fotografías "caseras" en esos entornos (en el salón, en la cocina), porque aparte de que para hacer en estos lugares buenas fotografías hay que saber mucho más, es que es aquí donde los equipos profesionales marcan la diferencia (hacer una foto familiar en un día de sol, posando delante de un edificio famoso la puede hacer cualquiera, pero en un salón en penumbra y lleno de cosas es muy difícil, porque requiere de objetivos muy luminosos, angulares, etc).

Te garantizo que en todos estos reportajes actuaré con la mayor discrección, sin molestar e intentando pasar lo más desapercibido posible, tal y como acostumbro a hacer en cualquier reportaje documental (aunque a diferencia de los reportajes documentales de boda, donde no intervengo absolutamente nada, aquí partiendo de que es inevitable la percepción de mi presencia, sí que dirijo o aconsejo cuando sea necesario). En este tipo de reportajes cotidianos no se trata de conseguir una imagen perfecta, sino la perfecta cotidianeidad, esos "perfectos" y auténticos momentos familiares que con el tiempo valorarás aún más y que siempre te gustará recordar. 

Por mucho que a alguno de la familia le guste la fotografía, la vida es tan corta que no hay tiempo de aprender bien este oficio, salvo que te dediques profesionalmente a ello, ni solemos encontrar tiempo para luego revelarlas o terminarlas... Aparte de que aunque haya alguien que haga habitualmente las fotos en una familia, lo normal es que éste no suela salir en las fotos, con lo cual las fotografías familiares "caseras" siempre suelen estar incompletas (salvo cuando le dejes la cámara a alguien, que no tendrá ni idea, en cuyo caso el resultado ya te lo puedes imaginar).  Así que lo mejor es contratar a alguien que sepa, disfrutar de esos momentos cotidianos con tu familia, y esperar cómodamente a que te manden las fotos a casa, para luego poder disfrutarlas en tu hogar toda la vida. 

Ya has comprobado que el tiempo pasa y pasa, así que lo más inteligente es hacer estos reportajes ¡YA! Puedes ir desde aquí a la pestaña Presupuestos y Tarjetas-Regalo.